Ricardo Pearson y Elsa Shaw de Pearson adquirieron la Estancia “El Destino” en el año 1928. El era ingeniero agrónomo y se especializó en forestación, y la especialidad de Elsa eran las plantas y los pájaros. “El Destino” no sólo era su lugar de trabajo sino también su vivienda donde disfrutaban recibiendo amistades.

        Al morir Elsa, después de 50 años de matrimonio, Ricardo empezó a pensar  en rendirle un homenaje a su esposa organizando una Fundación que llevara su nombre.
El objeto de esta Fundación es promover y contribuir a la defensa, protección y desarrollo de las especies de flora y fauna de Argentina, así como fomentar el amor por la naturaleza y su comprensión a través del conocimiento, la difusión, educación y aplicación de estrategias para su protección y desarrollo.

        Esta  reserva es administrada como santuario ecológico y como ámbito para la investigación desde hace muchos años. Casi 500 hectáreas están fuera de un régimen de explotación ganadera y quedan exclusivamente como área dedicada a la investigación y educación ambiental.